viernes, 8 de octubre de 2010

El resurgir de los plátanos - Una epopeya ecológica de andar por casa

Barra libre
Jue Sep 02, 2010 6:44 pm

(Para tí, Resakosa. No se si te asomas a esta carpeta. Pero si algún día lo haces que sepas que te cuelgo este mensaje que escribí en otro sitio por lo que hablamos ayer. Oye, que no es necesario leerlo. Pero lo mismo oyendo a Barricada o AC&DC te entra relativamente fácil)

El resurgir de los plátanos - Una epopeya ecológica de andar por casa
por Rokko69 el Miér 21 Abr - 14:04
Lugar: Diría que en la Versión 1.2



No se si ustedes los saben, pero el plátano probablemente sea el árbol más común en las ciudades de España. El otro día ví unos cuantos en Palma de Mallorca. Tenían un aspecto espléndido, por que este árbol adquiere un porte bastante majestuoso cuando se le deja crecer. Lo cual no es lo habitual, dada la obsesión que existe por aquí con podar los árboles en cuanto hay medio motivo que lo justifique. Podar para vigorizar, esa es la filosofía. Vamos a probar a amputarle a usted un pie o una mano a ver que efecto vigorizante tiene sobre su fisiología y su estado de ánimo.

El plátano es un árbol de origen australiano. Esto es importante, su origen remoto. Suele utilizarse mucho en plantaciones ornamentales urbanas lineales. En aceras, para entendernos. En Madrid media ciudad está copada por los plátanos. Plátanos, acacias de tres púas, sóforas, robinias y olmos constituyen el núcleo del arbolado madrileño. Por el plátano se optó hace unas pocas décadas por que se adapta bien a las condiciones climáticas y a la altitud orográfica de Madrid. Además, es una especie muy frugal, esto es, se contenta con poco para ir tirando. No hay que regarlo ni abonarlo. También es muy resistente a la contaminación, factor decisivo si se quiere llenar una avenida de árboles. En general lo son todas las frondosas, ya que pueden cambiar la hoja todos los años. Brota en primavera, precísamente en estos días del año, y mientras es usada va siendo manchada por la polución hasta perder buena parte de su eficacia. Pero da igual, es una inversión del árbol a fondo perdido. Al llegar el otoño la desecha y a la primavera siguiente podrá estrenar de nuevo follaje. Los pinos no tienen esta suerte. Por eso es habitual ver piñoneros o carrascos en algunas calles con el mismo tamaño que hace 20 ó 30 años.

Cuando comenzaron a plantar plátanos en España existía un factor añadido inesperado para que lograran un éxito inmediato. Se había dejado las enfermedades en casa, es decir, en nuestras antípodas. Anda que no las habían dejado lejos estos espabilados. Así cualquiera. Y los vimos crecer lustrosos durante muchos años, inasequibles al desaliento, vigorosos, como hechos para nuestra tierra, para nuestros pavimentos. Bueno, bonito y barato. No se queja y lo aguanta todo. Y como los españoles somos obsesivos en lo que hacemos nos pusimos a plantar plátanos por miles, cientos de miles por todos los sitios, como si la vida se nos fuera en el empeño. No tendría que haber habido un desenlace triste en esta historia si no fuera por que las enfermedades viajan. Por barco, por avión, por carretera. Lentamente, palmo a palmo si es preciso. Un día, en las revistas especializadas de sanidad vegetal se empezó a hablar del tigre del plátano, de que se le había visto en ejemplares de algún lugar de Europa. Y como un largo asedio, el tigre fue estrechando el cerco hasta plantarse un día en el salón de nuestra casa. En el del Paseo del Prado por de pronto. El tigre del plátano es un bicho tan mortal como hermoso, vestido para matar. Una chinche con vocación de top model. Es interensante esto por que en las chinches el asunto del sexo no está del todo claro. Aviso a mis compañeros de trinchera, algunas especies de insectos ya están ensayando lo que es una vida sin género masculino. No se engañen ustedes, somos enojosos y supérfluos. Así que hagan pesas para ser al menos decorativos.



Miren bien la imagen. ¿No les parece un ser fabricado con espuma? ¿Qué no? Miren otra vez. Haganse de una vez a la idea de que los insectos son hermosos, olvídense de sus prejuicios. Dejen de hablarles a sus hijos de los elefantes africanos y los osos polares si quieren concierciarlos desde el punto de vista ecológico. Háblenles de los seres vivos que pueblan el parque que hay a dos manzanas de su casa, de los que probablemente están bajo las plantas de sus pies cuando pisan sobre la hojarasca. Este ser de aspecto etéreo no es causante del mal de los plátanos, solo su vector. Se alimenta de la savia del árbol, y cuando pincha su pico con forma de jeringuilla en las venas de la hoja al mismo tiempo que extrae incocula un hongo, la Gnomonia veneta, que causa la antracnosis del plátano. Las venas de las hojas se rompen. Si cogen una hoja caida de un árbol enfermo verán que muestran un aspecto que induce a pensar que se ha producido un derrame. La hoja verde presenta manchas pardas alrededor de sus venas. Eso es lo que pasa. Las hojas dejan de ser funcionales y el árbol las desecha rápidamente, ya que pasan a ser de productoras a consumidoras de energía. Contraataca la enfermedad fabricando nuevas hojas. Para lo que ha de gastar energía, de la que empieza a verse escasa.

Año tras año esta enfermedad ha convertido los platanales de las ciudades españolas en caricaturas de si mismos. Los árboles han sobrevivido convirtiendo la primavera y el verano en una carrera frenética por sustituir las hojas muertas por hojas nuevas, para lograr al principio del otoño al menos las reservas de energía suficientes con las que sobrevivir al invierno y poder brotar al año siguiente yemas, hojas y flores. Sin alardes, claro. Durate años los árboles han dejado de crecer y han mostrado un aspecto desaseado, con copas pardas en vez de verdes. Pero el año pasado algo ocurrió, no se el que. Este árbol es muy fácil de distinguir por que se deshace de la corteza en forma de placas a medida que aumenta de perímetro. El año pasado me di cuenta que había echado en falta algo todo este tiempo: las placas de corteza de los plátanos. Y me di cuenta por que los alcorques de las calles estaban repletos de ellas. Una imagen tan habitual en mi adolescencia y juventud de repente un año se había convertido en una novedad. ¿Y a que puede deberse? Sin duda a que los plátanos comienzan a crecer de nuevo. Los acabo de ver mientras iba a la panadería. Están echando las hojas y sus siluetas se están volviendo verde claro en el azul celeste. Yo creo que la enfermedad remite, que es el resurgir de los plátanos. Estoy haciendo acopio de esperanzas. Tengo que observar todo esto con calma. En su día se vaticino la extinción de los olmos por la grafiosis, y aun se les puede ver por los campos, junto a los ríos y las carreteras. Para los plátanos ha de haber también posibilidad de salvación necesariamente. Por que la naturaleza está obsesionada con conservar la información de la vida. Cada vez que algo nuevo sucede queda registrado en el libro, para poder repetirlo si las condiciones cambian, si todo se borra y se ha de partir de nuevo desde cero. Venimos de un Big-bang y tal vez vayamos hacia otro. ¿Por que no coger atajos la próxima vez si es que conocemos bien el camino?

1 comentario:

  1. Para ir del trabajo a casa, y vuelta, tengo que pasar primero, por un parque, muy frondoso, lleno de castaños, y pinos, y eucaliptos y palmeras...y rosales...con bancos rojos...es húmedo y oscuro...durante añor huía de esa zona...las madres nos prevenían a las niñas de los exhibicionistas que por allí había...pero con el tiempo comprendí que qué mejor camino que aquel...al terminar el parque, aparece un paseo, alameda, como lo quieras llamar...y este es el árbol que lo compone...dos filas enormes de platanos, con tantas raices ya que levantaron todo el pavimento hace años y lo tuvieron que recomponer...en otoño me encanta pisar las hojas secas, ese sonido...en invierno pasar por debajo es un infierno por el olor...los vecejos que les poblan y sus deshechos, junto a la humedad excesiva hace que el olo sea nauseabundo...y viene la poda...y les dejan desnudos...y en primavera les ves brotar...y en verano busco su sombra...por todo esto tenía curiosidad...gracias por tu explicación :)

    Bss!!!

    ResponderEliminar