sábado, 16 de agosto de 2014

Soneto Trece

Soneto Trece
Un cielo ciegamente sugerido

Bien pudiera ser que el amor durmiera
dulcemente enredado entre tus brazos,
que se dibujas en lánguidos trazos
tras una mirada que azul ardiera.

Bien pudiera ser que mi ser quisiera
verse atado por tan deseables lazos,
rehacer mi corazón de sus pedazos
por un imposible que ser pudiera.

Un cielo ciegamente sugerido,
un absurdo que tus labios han creado,
un sueño que a tus ojos se ha prendido.

Un comienzo que impaciente espera,
un deseo de esperanza inflamado
o incluso algo más que ser bien pudiera.

13 de octubre de 1984
1 y 4 de noviembre de 1984

No hay comentarios:

Publicar un comentario